Lolawonderfuleros, hemos vuelto después de estas dos semanitas de vacaciones con las pilas cargadas y dispuestas a darlo todo en la nueva temporada. Hoy os mostramos algunos detalles del proyecto de boda personalizada que preparamos para una pareja catalana que se casó este verano.


Ana y Albert, querían una boda con una estética sencilla, de colores neutros, con un toque vintage y basada en la naturaleza. 

Los novios nos comentaron que aunque actualmente ambos residen en Barcelona, se han criado en pueblos de montaña, y siempre que pueden se escapan a la naturaleza para estar con la familia, y llenar los pulmones de aire puro. Sobretodo querían representar el entorno donde se iba a celebrar la boda, en el Parque nacional de Aiguas Tortas y Lago de San Mauricio, un lugar con más de 200 lagos y estanques junto a riscos, valles, cascadas y sierras, ubicado en Lleida. Más concretamente celebraron la ceremonia y banquete en un antiguo y precioso Balneario de Caldes de Boí.

Fuente: Javier Sánchez Portero
Así que comenzamos con el proceso de diseño personalizado. Ya sabéis que preparamos desde cero cada proyecto para cada pareja, según sus gustos y necesidades. El primer paso tras estudiar las tendencias requeridas es preparar el diseño del logo de la boda y el diseño de la invitación que primero materializamos en una maqueta.


Optamos por materializar el corazón del logotipo con una corteza de árbol, y así acercar más la idea del amor naturalista.


Ya sabéis que al ser un proyecto de evento super-personalizado, se pueden ir cambiando los diseños para acercarse más a la idea final que los novios están buscando. Así que finalmente optamos por un diseño vertical en lugar de apaisado y sustituimos el corazón por un trébol en el logotipo. El símbolo del trébol significa mucho para la relación de pareja de Ana y Albert.


Con los proyectos globales de boda regalamos un sello manual con el logo de la boda, en este caso los novios quisieron sellar los sobres con él.


Al tener invitados que hablaban castellano y otros en catalán, nos solicitaron invitaciones en ambos idiomas.


Con tanta riqueza de lagos, nada mejor que usarlos para nombrar las mesas. Así que preparamos unos meseros (distintivos de mesa) para poder "pincharlos" en el centro floral de la mesa. A juego preparamos los cartelitos del seating.

  
Y como detalles de invitados, los novios querían entregar unas botellitas de licor de Cassís, un licor típico del Valle de Arán, ideal para la temática ambientada en la zona. Así que preparamos nuestros kits para personalizar botellas, se trata de un kit con pegatina, etiqueta y cordel, para colocar en la botella que compran los novios. Como se diseñan desde cero se pueden adaptar a todo tipo de botellas, como cervezas, vino o licor. Así que con un poco de DIY por parte de los novios, la boda tuvo unos detalles inspirados en un antiguo jarabe.


Además nos pidieron que la mitad de etiquetas estuvieran escritas en Aranés, el novio nos pasó la traducción y nosotras nos pusimos con la producción.




Esperamos que os haya gustado. Próximamente más detalles de proyectos de boda.
Feliz martes!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada