El tema de las invitaciones es una de las primeras cosas que los novios abordan en toda la organización de la boda, hay algunas temáticas como la propia ceremonia, otras muy personales con guiños a anécdotas íntimas, unas más desenfadadas, otras más elegantes, etc. A toda pareja le gusta que sus invitaciones de boda tengan buena acogida, elogios, que se recuerden y si son personalizadas mucho mejor.

Para que las invitaciones sean personalizadas no precisamente tienen que ser llamativas, también puedes hacer a tu gusto invitaciones más elegantes y de tonos neutros, escogiendo texturas, colores y cintas que vayan en consonancia con la estética de la boda y se consiga una misma identidad visual del evento.

Un ejemplo es la siguiente invitación, de colores suaves que contrastan con el color chocolate otorgando más sobriedad, pero no por ello restando belleza.


Otro elemento a escoger es lo que contiene la propia invitación, bien sea el texto, o complementos como la carta de confirmación para que los invitados la reenvien a los novios, el mapa del lugar de la ceremonia, las anotaciones o consejos como el "dress code", etc.


Y a pesar de contener tantos elementos siempre se puede presentar de forma armónica y bonita.

Esperamos que os guste y pasad buen finde!!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada