Se acerca la época de comuniones y con ella la locura de organizar todo: últimas pruebas de vestuario, que si el niño ha pegado un estirón en los dos últimos meses y hay que sacarle el bajo del pantalón, que a la niña hay que buscarle un tocado o diadema a juego, porque el vestido es blanco roto y no blanco titáneo... que le tienes que explicar a tu madre que la cruz de carabaca ya no es tendencia, etc...

Así que si eres una mamá de comuniante, te ponemos las cosas fáciles, aquí te dejamos una propuesta sencilla y elegante para entregar el detalle a los invitados de la ceremonia.

Es una cajita personalizada, que se puede usar para meter todo tipo de cosas: chucherías para los niños, un bonito pañuelo para los adultos, galletitas, velas, macarons, jabones, cupcakes, botellitas o cualquier objeto que se quiera regalar.

Además el regalo del interior será una sopresa hasta el final, y es que sólo con el packaging ya dejas contenta a la abuela, que seguro que lo guardará como un tesoro, en ese cajón donde está todo, en todas las casas hay uno ;)

El diseño impreso de la caja se puede personalizar según los colores, temática o identidad visual del evento, y se puede dar un acabado distinto con diferentes materiales, para personalizar todo al gusto de las mamás y los comuniantes que por algo son los protas.




Esperamos que os guste lolawonderfuleros, si queréis ver más opciones para detalles de invitados o todos los trabajos de Diseño de Eventos, hacer click aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada